Prueba de Helicobacter pylori

¿Qué es Helicobacter pylori y qué utilidad tiene su detección?

Es una bacteria que puede infectar la mucosa gástrica causando cuadros como gastritis, dispepsias, úlceras gástricas ó duodenales e incluso cáncer gástrico estomacal a largo plazo.

La detección de Anticuerpos IgG en sangre frente a la bacteria en sangre ó de antígeno en heces sirve para indicar que un individuo está infectado por este microorganismo, aunque no todas las personas desarrollarán enfermedad.

El resultado de esta prueba puede utilizarse como herramienta diagnóstica de ayuda en pacientes con clínica sugestiva de úlceras gastroduodenales, dispepsias, etc. (Dolor en región abdominal superior, pérdida de peso, sensación de hinchazón, ardor de estómago, naúseas y vómitos, mareos)

También puede emplearse no sólo para un diagnóstico inicial, sino también para valorar la eficacia del tratamiento erradicador de la infección. En este caso la detección de Anticuerpos IgG no es la técnica ideal, pues estos anticuerpos pueden permanecer positivos en sangre incluso después de superada la enfermedad.

¿Qué ventajas tiene la prueba de detección de antígenos de Helicobacter pylori en heces?

La primera ventaja es el no tratarse de técnicas invasivas, como pudiera ser una endoscopia.

Además, en el caso de la Prueba de detección de Anticuerpos IgG frente a H. pylori, no es necesaria la privación de protectores gástricos, como el Omeprazol ó la Cimetidina, los días previos a la realización de la prueba.

¿Qué debemos saber antes a acudir a realizar las pruebas?

Anticuerpos IgG (Sangre): No es necesario acudir en ayunas

Antígeno en heces: Las muestras pueden permanecer conservadas en nevera hasta su entrega en el laboratorio durante un máximo de 3 días. Se debe evitar la toma de antibióticos (Amoxicilina, Claritromicina, etc) y protectores gástricos (Omeprazol, Ranitidina, Cimetidina, etc.) los 4-5 días previos a la prueba.


Solicita presupuesto