Enfermedades de transmisión sexual


Estudio de ETS

¿Cómo se transmiten las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o venéreas?

La transmisión tiene lugar de persona a persona mediante diversos tipos de relaciones sexuales (vaginal, anal y oral), aunque también puede ocurrir por la utilización de jeringuillas contaminadas, contacto con sangre, y en algunos casos durante el embarazo (de madre a hijo). La fuente transmisora puede ser una persona que en ese momento tiene una infección aguda, pero también puede tratarse de una infección crónica adquirida con anterioridad y que no se acompaña de sintomatología alguna, lo cual facilita la diseminación de este tipo de enfermedades de manera desapercibida. Es por ello que resulta esencial conocer la existencia de ETS en la pareja, practicar sexo seguro, utilizar métodos de barrera (preservativos) y evitar compartir jeringuillas.

¿Qué consecuencias puede tener la adquisición de una ETS?

La consecuencia inmediata que pudiera experimentar una persona tras una infección es una sintomatología más o menos florida en la fase aguda, pero más relevantes son las complicaciones y secuelas que conllevan muchas de ellas si no se lleva a cabo un diagnóstico y tratamiento de manera precoz (Infertilidad, cáncer de cervix uterino, enfermedad pelvica inflamatoria).

¿Cuáles son los principales microorganismos responsables de estas ETS?

Los principales responsables de estas infecciones son bacterias y virus, aunque también pueden estar causadas por hongos y protozoos. Las ETS más prevalentes son las producidas por el Virus de la Inmunodeficiencia humana (VIH), Treponema pallidum (Sífilis), Neisseria gonorrhoeae (Gonorrea), Chlamydia trachomatis (uretritis, cervicitis, vaginitis, ,…), Trichomonas vaginalis Virus herpes Simple (tipo 1 y 2), Virus del Papiloma Humano (PVH) y Virus de la Hepatitis B.

En cuanto a las posibles infecciones por hongos, las candidiasis son las más frecuentes, y en especial Candida albicans. Estos microorganismos representan en el grupo de los adolescentes la cuarta enfermedad más prevalente a nivel mundial. No obstante, no son siempre microorganismos patógenos, pues de hecho constituyen flora habitual de piel, mucosa digestiva, genitourinaria y respiratoria en la mayoría de las personas. Su papel oportunista reside en el desplazamiento que pueden ocasionar del resto de flora microbiana, convirtiéndose en estos casos en microorganismos patógenos. En mujeres, la mucosa vaginal constituye un lugar frecuente de infección, pudiendo transmitirse por ropas, objetos y por contacto sexual.

¿Se contagian todas las ETS con la misma facilidad?

Depende del agente infeccioso implicado. En el caso de bacterias como Haemophilus ducrey ( productor de chancro blando o chancroide), el contagio a partir de un individuo infectado se produce hasta en el 80 % de los casos; la posibilidad disminuye bastante cuando se trata de una sífilis primaria o de gonorrea (50%), quedando reducido el riesgo a aproximadamente un 10% en lo referente a la transmisión de VIH.

Si desea saber más sobre qué tipo de pruebas se puede realizar para descartar este tipo de infecciones, consulte nuestro perfil analítico


Solicita presupuesto